Iclaves colabora en la organización del I Foro Internacional Bosques Urbanos (Urban Forestry) en ciudades mediterráneas: Innovación, monitorización, participación social y cooperación

evento_life

Más de 130 personas participaron la pasada semana en el I Foro Internacional de Bosques Urbanos en ciudades mediterráneas, en el que bajo el título ‘Innovación, monitorización, participación social y cooperación’ se expusieron algunos de los aspectos más importantes en los que se está trabajando en esta materia.

El I Foro Internacional de Bosques Urbanos en ciudades mediterráneas ha sido organizado por el proyecto Life+ Quick Urban Forest, que tiene por socios a Cesefor, iClaves y SDL, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid y la cofinanciación del Programa Life+ de la Unión Europea. En las parcelas de experimentación ubicadas a las afueras de la capital vallisoletana se están ensayando diferentes técnicas para recuperar áreas industriales degradadas medioambientalmente del modo más eficiente y más respetuoso con los recursos naturales, centrándose en el uso de técnicas que persiguen evitar el riego tanto como sea posible, mejorando las condiciones del suelo, incrementando la velocidad del crecimiento y controlando los resultados con la finalidad de que puedan ser replicables a áreas urbanas de similares características.

La importancia de ‘reverdecer’ los espacios urbanos con una nueva perspectiva, complementaria a la jardinería y el paisajismo tradicionales, quedó más que patente a través de las intervenciones de los 20 ponentes -procedentes de España, Dinamarca, Colombia, Chile, Italia-, interés que también en se puso de manifiesto en todas las rondas de participación y debate abiertas al final de cada sesión técnica.

La singularidad de este encuentro es que es el primero de sus características que se centra en las condiciones que afectan a los bosques urbanos asentados en territorios de clima mediterráneo, y aunque se contó con la experiencia de las acciones desarrolladas en otros países, hay muchos aspectos comunes a todos, sobre todo en lo que se refiere a ventajas y beneficios de contar con estos espacios verdes en nuestras ciudades, tanto desde el punto de vista medioambiental, como desde la perspectiva de mejora de la calidad de vida (salud mental y física) de los ciudadanos, quienes cada vez demandan más espacios verdes, amplios, que inviten a desconectar y a sentir mayor cercanía con un entorno natural.

Todas estas actuaciones tienen varios actores, y todos con un papel muy activo. Porque tal y como se ha expuesto en este Foro, si a las administraciones públicas les corresponde impulsar, promover y apoyar la creación de bosques urbanos, al ciudadano se le requiere ahora mayor implicación y participación en su puesta en marcha y mantenimiento, y entre ambos median los investigadores y técnicos, responsables de planificar las acciones, y de conseguir la mayor efectividad de las actuaciones emprendidas. Y es en este último punto donde también cobra cada vez mayor importancia la aplicación de técnicas innovadoras y tecnologías que contribuyan al éxito de las intervenciones.

Todos estos aspectos se abordaron en las sesiones de innovación, big data en la restauración forestal y monitorización e internet de las cosas en las smart (green) cities, educación y participación social, y políticas locales para la planificación urbana y ordenación del territorio.

Más información sobre el proyecto Life+ Quick Urban Forest en el siguiente enlace.

QuickUrbanForestation QUF Life+

El proyecto QUF Life+

El objetivo principal de QUF es promover la reforestación en las ciudades del sur de Europa (municipios con condiciones áridas, rodeados por zonas industriales o contaminadas o de suelos pobres, sin apenas vegetación, muchas veces ubicadas en valles que afectan a la renovación del aire y con una población que tiende a desplazarse los fines de semana hacia otros lugares con mejores condiciones) mediante:

  • La creación del grupo GSEC (Ciudades Verdes del Sur de Europa según sus siglas en ingles), que posibilitará a todos los participantes la participación, información, intercambio, conocimiento, experiencias, modelos, reglas, resultados, etc., con el objetivo principal de lograr una reforestación rápida de las zonas áridas y contaminadas que rodean a las ciudades. De este modo, se ayudará a estas áreas concretas que están sufriendo las consecuencias del cambio climático. El grupo funcionará como grupo de presión, para ejercer una influencia sobre la regulación y facilitar y financiar la incorporación rápida de QUF y otras técnicas de reforestación.
  • La creación de un Libro Blanco que incorpore experiencias, modelos, normas, lecciones, información acerca de las especies, precios, retenedores de agua, micorriza, la adecuación de todos ellos al suelo, etc., para tomarlo como base del grupo QUF y que se extraerá de las lecciones del asistente.
  • La difusión del grupo y el Libro Blanco entre los responsables municipales, el gobierno y los ciudadanos, y también de los beneficios que acarrea y la necesidad de aunar esfuerzos para conseguir que la velocidad en los cambios medioambientales en esta área se disminuya de forma drástica, principalmente a través de la reforestación y la creación de biodiversidad alrededor de las ciudades.
  • El diseño y desarrollo de un proyecto de demostración fundamental sobre de uno de los mejores ejemplos posibles: el área urbana de Valladolid.

El proyecto QUF tratará de proponer una solución mejor y más económica para las ciudades del sur de Europa, basada en el uso de tres técnicas para evitar el riego tanto como sea posible, mejorar las condiciones del suelo, incrementar la velocidad del crecimiento y controlar los resultados. Con todo ello se espera poder crear un modelo de normas y experiencias para difundir los resultados del proyecto a los sectores específicos de las ciudades con problemas similares. Estas técnicas son:

  • El uso de micorriza muy específica, dependiendo de las condiciones del suelo y las especies de árboles o arbustos. Esta ayudará a incrementar la resistencia a la sequía y a purificar y mejorar las condiciones del suelo, muchas veces mediante el uso de hongos concretos que son capaces de reducir la contaminación por metales pesados (véase estado de la tecnología).
  • La utilización de retenedores de agua, a partir de la última tecnología aplicable hoy que, junto con la micorriza, crea unas condiciones especiales en las raíces de los árboles que permiten la subsistencia antes condiciones de sequía.

El uso de redes de sensores específicos y económicos para controlar:

  • Las condiciones del aire, suelo, temperatura, humedad, etc., alrededor de las áreas y en Valladolid en general, que se podrían mostrar a la población vallisoletana para mejorar su consciencia y conocimiento.
  • Los resultados de crecimiento, origen, humedad de las hojas, etc., de las especies vegetales, para llevar a cabo un estudio detallado de las consecuencias de las técnicas utilizadas en el proceso de creación de bosques y jardines, aplicable también a otras ciudades.

Pero, desde nuestro punto de vista, el resultado más importante es la valoración de la combinación de los dos primeros componentes a través del tercero, en especies arbóreas y arbustivas, características del terreno, orientación diferente, condiciones climáticas y de lluvia, etc., para completar una guía exhaustiva (Libro Blanco) con lecciones, modelos, datos, información o experiencias, que permita una reforestación fácil, económica y rápida en otras ciudades europeas.

El uso conjunto de las dos primeras técnicas se ha probado en diferentes experimentos pero nunca se ha utilizado en grandes plantaciones con fines comerciales. La utilización de micorriza está sufriendo una transformación bastante revolucionaria, debido a los diferentes formatos disponibles hoy en día (desde comprimidos a propágulos) y los estudios que han probado la adecuación de determinados tipos a clases de suelo o especies en concreto. Los retenedores de agua también hicieron su aparición hace algunos años y la tecnología ha evolucionado de forma rápida.

Pero, ¿qué sabemos acerca de la utilización de ambas técnicas en grandes plantaciones? ¿Podemos controlar los resultados con exactitud?

Para alcanzar el objetivo global, el proyecto seleccionará y utilizará terrenos que rodean a la ciudad con condiciones poco favorables, así como espacios dentro de la propia ciudad, para crear un entorno natural rico mediante la plantación de 30.000 árboles o especies adaptadas.

El coste de estas técnicas, comparado con la costosa creación de retenedores de agua, muchas veces irrealizable debido a la extensión de los terrenos y el incremento en la biomasa durante años, obtenido por la mejora en la absorción de las raíces, capacitará la creación de bosques y jardines de forma rápida y también:

  • La mejora de las condiciones del aire, debido al filtrado de gases, polvo y partículas que realiza la red de árboles y arbustos.
  • La mejora de las condiciones de humedad y la temperatura en esas zonas, que permite la expansión social en las mismas y en la ciudad de Valladolid en general.
  • El incremento de la biodiversidad de la fauna y flora, un parámetro especialmente crítico en las ciudades del sur (muchas veces víctimas de las restricciones de agua debido a las piscinas y al riego de plantaciones), lo cual también evita la lixiviación del suelo.
  • La reducción de manera drástica el número de árboles destruidos cuando la plantación no dispone de infraestructura de riego.
  • La recuperación de gran parte del suelo dañado, permitiendo de esta forma la creación de biodiversidad en el mismo y que otras especies vegetales que requieren unas condiciones más específicas puedan formar parte de él.
  • El incremento en la absorción de CO2, para luchar contra el cambio climático, mediante la creación de biomasa y filtraje, al igual que reducir las huellas de carbono, instando a los ciudadanos a no utilizar el coche cuando realizan viajes de ocio.
  • Para poder llevar a cabo este experimento, la fase de definición establecerá los tipos de suelo y sus problemas, la orientación, el clima y las precipitaciones que se esperan, la idoneidad de los tipos de micorriza, las especies y la extensión de la plantación, los parámetros específicos que se podrían añadir a los que ya propone este documento, etc.

Tras la definición de las condiciones de la plantación de cada lugar, se llevará a cabo el trabajo de plantación. Se instalará la red de sensores y, para controlar los resultados, se definirán los siguientes hitos:

H0: condiciones antes de que se realice la plantación
H1: condiciones en la primavera inmediatamente posterior que la plantación se realice
H2: condiciones en el primer otoño, durante el periodo en que caen las hojas
H3: condiciones en la segunda primavera tras realizar la plantación
H4: condiciones en el segundo otoño

bannerlife